Entrada en vigor del nuevo decreto regulador de las inspecciones de ITV: control a través de OBD e identificación del taller tras un rechazo.

Las estaciones de ITV tendrán un año para adaptarse y controlar los sistemas electrónicos del vehículo

 

Tras un rechazo, el conductor deberá informar en la ITV de si la reparación necesaria se ha hecho en un taller (y decir su nombre) o si se ha realizado una “autorreparación”

 

n Ya han comenzado algunas pruebas piloto. Las ITV habrán de disponer para ello de equipos de diagnosis para las comprobaciones. La mayor dificultad está en la inversión económica que habrán de hacer para poder dar servicio a vehículos de todas las marcas y modelos.

 

n La Dirección General de Industria de la Comunidad de Madrid todavía no ha respondido a ASETRA sobre el procedimiento que seguirá para registrar la obligación de identificar quien ha efectuado la necesaria reparación tras un rechazo.

 

Las entidades que prestan el servicio de ITV en nuestro país se preparan para la entrada en vigor de su nuevo Real Decreto regulador, que entrará en vigor el 20 de mayo de 2018 y en el que se revisa la regulación del sector, transpone la Directiva 2014/45/UE y se unifican los dos Reales Decretos sobre ITV vigentes actualmente en España.

Entre las novedades más notables está la obligación de inspeccionar los sistemas de seguridad electrónicos y el control de emisiones. Para ello, las estaciones de ITV tendrán que disponer de los dispositivos de lectura del sistema de diagnóstico a bordo (OBD). Las empresas del sector tendrán hasta un año más (hasta el 20 de mayo de 2019) para adaptar sus instalaciones a esas nuevas obligaciones

Para dicha implementación se ha determinado una primera fase (antes de finales de año) en la que los equipos deberán ser capaces de comprobar una serie de elementos entre los que cabe destacar: el sistema de identificación del vehículo y el kilometraje; los sistemas electrónicos de estabilidad (ESC), el sistema antibloqueo de frenos (ABS), el sistema de retención (airbags, pretensores, SRS), los sistemas de alumbrado y señalización, etc.

En una segunda fase se ampliarán estas pruebas a otros sistemas electrónicos, como los sistemas de visión de cámara nocturna, regulador activo de velocidad, corrector automático de los faros, nuevos sistemas de iluminación, entre otros.

Las pruebas se realizarán mediante la comunicación directa e interactiva entre las herramientas de diagnóstico y el propio sistema electrónico del vehículo analizado. De esta manera, las ITV tomarán la experiencia y conocimiento previo necesario, antes de que estas pruebas sean obligatorias y con efectos de posibles rechazos en ITV, al objeto de evitar accidentes, salvar vidas, y contribuir a la mejora del medio ambiente y la seguridad vial.

Por otra parte, y tal y como informó ASETRA mediante circular en noviembre, las estaciones de ITV tendrán que anotar la razón social/NIF del taller en el que se haya efectuado la reparación necesaria tras un rechazo en anterior inspección. Si no se ha pasado por un taller para ello, habrá de constar que las operaciones necesarias han sido realizadas mediante “autorreparación”.

ASETRA ha pedido a la Dirección General de Industria de la Comunidad de Madrid información sobre el protocolo que seguirán para ello las estaciones de ITV madrileñas, subrayando que la mejor acreditación de identidad de un taller debidamente legalizado es el número de registro industrial.  Hasta la fecha y a pesar de haber repetido la petición en varias ocasiones, ASETRA no ha recibido respuesta.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.